Compartir:
Facebook
Twitter
04-12-2018
MONTAÑA - TRAVESIAS/RUTAS

Una casa en las afueras

©Lifesystems

©Lifesystems

Raül Bernat y Beñat Zaldua

Textil y calzado son, sin duda, los dos productos estrella del universo outdoor. Son los que generan más demanda y, también, en los que hay más oferta. Pero no por ello son los más importantes. En el mundo de los deportes de montaña cada artículo tiene su protagonismo, y muchas veces, equivocarnos en la elección puede acarrearnos muchos problemas.

Una de las categorías que tienen mayor protagonismo en todas las modalidades outdoor es la de los accesorios de viaje y transporte, entre los que cabe destacar las mochilas, los sacos y las tiendas.


Mochilas
En estos últimos años las marcas vinculadas al Outdoor han apostado muy fuerte por este tipo de artículos, especialmente por las mochilas de un día o daypacks, que han ganado un peso muy importante en las tiendas y, además, han conseguido imponerse como un elemento habitual en las espaldas de quienes no pisan la montaña.

Lo primero que hay que tener claro es que la oferta es lo suficientemente amplia como para que cada consumidor encuentre un modelo que se ajuste a sus necesidades y gustos. Si buscamos una mochila que nos acompañe en nuestras excursiones, habrá que tener en cuenta algunos factores, especialmente los que tienen que ver con la seguridad y la comodidad. Y, sobre todo, habrá que saber elegir en función de la duración y la carga de la excursión.

A grandes rasgos podríamos decir que hay tres tipos de mochilas: las pequeñas, con capacidades de hasta 40 litros que utilizaremos para actividades de una sola jornada; las de tamaño medio, cuyo volumen oscila entre los 40 y los 60 litros y que serán la mejor opción si pretendemos realizar actividades de dos o tres días (o de un solo día en las que se deba cargar mucho material); y, finalmente, las de gran tamaño, que superan los 60 litros y han sido diseñadas para travesías largas en las que tenemos que llevar con nosotros todo lo necesario para sobrevivir.

Una vez hecha la elección del volumen, hay que considerar otros elementos clave que tengan que ver con la seguridad, la comodidad, la economía, la funcionalidad o el ajuste.

Lo más importante es no caer en el error de decidirnos por una mochila más grande de lo necesario pensando que cuantas más cosas llevemos mejor. La tecnicidad, tanto en textil y calzado, como en el resto de complementos y accesorios, ha avanzado lo suficiente como para poder ir a la montaña con lo justo y lo necesario.

Además, también es importante que distribuyamos bien lo que vamos a llevar. Un reparto de pesos equilibrado, orden y poner en las zonas más accesibles aquello que podamos necesitar con más frecuencia será clave para hacer más llevadera la cargas, sobre todo en las salidas de varios días.


Sacos
Elegir bien el tipo de saco que necesitamos es vital para que podamos descansar como es debido. La calidad del sueño condicionará de manera muy importante nuestro rendimiento. Nuestro físico, el entorno y, sobre todo, la temperatura, deben ser los factores más importantes a la hora de decidir qué saco adquirimos.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un saco es el rango de temperaturas en el que puede (debe) utilizarse. Por normativa, los sacos deben definir un rango de temperaturas que va desde la más extrema, la temperatura mínima de supervivencia, hasta la temperatura máxima, la más alta en la que podemos dormir de forma confortable sin sudar en exceso. En medio, hay que tener en cuenta la temperatura de confort: temperatura mínima a la que una mujer estándar (60 kg) puede dormir confortablemente y temperatura límite, la más baja a la que un hombre estándar (80 kg) puede dormir confortablemente.

Por debajo de la temperatura límite y hasta la temperatura extrema se experimentará una fuerte sensación de frío, por lo que para el uso del saco debemos fijarnos en la temperatura límite y no en la extrema.

La relación óptima entre volumen y capacidad calorífica es uno de los grandes objetivos de cualquier buen fabricante de sacos. Por eso, además de los rangos de temperatura, a la hora de elegir bien un saco tenemos que tener en cuenta otros factores determinantes como la capacidad térmica (que depende del espesor y la calidad de la capa aislante), el volumen y el peso (que una vez plegado no ocupe ni pese demasiado), las dimensiones (hay que tener un poco de libertad ya que ello aumenta el confort y, también, el aislamiento) o la forma (es recomendable un perfil rectangular pata temperaturas cálidas y tipo momia para temperaturas bajas).


Tiendas
Como la mochila, la tienda es una pieza clave en cualquier salida en la que hagamos noche a la intemperie. A la hora de adquirir una tienda hay que tener en cuenta varios factores. En primer lugar, hay que apostar por materiales de calidad. Lo fácil sería dejarse llevarse por la tentación de comprar una tienda económica, pero lo más probable es que si elegimos esta opción lo acabemos lamentando. Lo barato, normalmente, sale caro, y en según qué artículos es mejor hacer un esfuerzo y asegurarse de que la tienda que compramos ofrece las mínimas garantías de protección y, sobre todo, que disponga de un piso aislante, un techo impermeable y telas fuertes. Además, es preferible optar por una con más de una capa de tela.

Otro aspecto importante es el espacio. Hay que tener en cuenta la cantidad de personas que viajarán…y cómo viajarán. Muchas veces es preferible comprar dos tiendas medianas a una súper grande.

Y, sobre todo, es preferible pecar de generoso y comprar una tienda un poco más grande de lo necesario. En una excursión de varios días debe primar, siempre, la comodidad, y dormir excesivamente apretado puede impedirnos descansar como es debido. A la hora de decidir la capacidad de nuestra tienda también debemos pensar en su tamaño y peso. Es preferible apostar por modelos compactos, livianos y fáciles de montar y desmontar. Además, en un verano caluroso, notarás la diferencia entre una tienda con o sin mosquitero.

¿Últimos consejos? Cuando nos hayamos decidido por una tienda, no debemos olvidarnos de pedir algunas estacas de sobra. Y cuando la utilicemos, nunca debemos olvidarnos de llevar con nosotros cuerda para sujetar la tienda y un kit de reparación con hilo, aguja, pegamento universal, parches y repuestos de caños y cuerdas.

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.
Compartir:
Facebook
Twitter
Más noticias relacionadas con esta actividad