Compartir:
Facebook
Twitter
22-05-2013
VERTICALIDAD - ALPINISMO

> CIERRA LOS 14 OCHOMILES CON ALGUNAS SOMBRAS

Carlos Pauner llega a la cima del Everest utilizando oxígeno artificial

[Actualización 23/05/2013 12.30] Carlos Pauner ya ha llegado al Campo Base y explica via twitter que "debido al horrible tiempo decidimos atacar por la noche y usar oxígeno artificial". Os dejamos con el relato de su blog.

Por fin en el campo base. Casi no me lo creo. El punto final a estos catorce grandes picos ha llegado a su fin. Doy los últimos pasos y no puedo dejar de pensar en todos estos años de grandes esfuerzos que me han conducido hasta este punto. Ayer estaba en la cima del mundo y hoy ya estoy a salvo en nuestro hogar al pie de la montaña. Han sido días muy muy duros. Ya saliendo del campo 3, a casi 7.300 m de altura, Raúl sintió mucho frió en los pies y decidió bajar para salvaguardar sus pies. Eso era lo importante en ese momento y no puedo más que agradecerle todo el esfuerzo que ha hecho por acompañarme. Yo decidí proseguir con nuestro compañero Domingo de Andorra. Buen chaval donde los haya.

Llegamos al campo 4 a 8.000 m de altura y ahí nos llegaron malas noticias. Las previsiones meteorológicas cambiaban súbitamente y los vientos del día 22 iban casi a ser el doble de lo previsto. La mente trata de asimilar que todo el esfuerzo igual no ha valido para nada. No, no puede ser. Decido tomar una decisión espartana y dura. Salir por la tarde, hacia laS ocho para escalar durante toda la noche e intentar llegar a la cima al amanecer, antes de que los vientos carguen con toda su furia. Es una decisión muy dura, que mi amigo Domingo acepta sin problemas, se fía de mi criterio. Mi decisión va más allá. Con está meteorología y teniendo que escalar durante toda la noche a 30 bajo cero, no puedo intentarlo sin oxígeno. Es el Everest con oxígeno o nada. Lo pienso, lo medito y decido. Subiré con oxígeno para no dejar pasar esta oportunidad de acabar con los 14. En el futuro ya tendré tiempo de probarlo sin, seguro.

Así que a las ocho, pusimos rumbo a la cima y con una noche fría pero calmada, llegamos a la cima justo en el momento del amanecer. Increíble. Nunca había disfrutado de un espectáculo como este. El sol levantándose, nosostros en la cima, la sombra del Everest sobre el horizonte y un mar de montañas bajo nuestros pies. Es difícil de describir, pero fue un espectáculo memorable. Nuestra arriesgada decisión salió bien y descendimos con bastante viento pero nuestro objetivo estaba ya hecho. Conseguimos llegar exhaustos hasta el campo 2 y descansar ahí tras 24 horas de actividad.

Hoy hasta la salvación, hasta el el campo base. Abrazos con Raúl, Alex, Jorge, etc. De vuelta a la vida, tras un sueño cumplido. Estoy roto pero feliz. El Everest me ha hecho disfrutar como nunca. He visto desde su cima al Kangchen, al Shisha, al Makalu,.... Por hoy no puedo pedir más. Gracias a todos por vuestro apoyo y os dedico esta cima sin dudarlo. Pronto estaremos en casa.

Información 22/05/2013

El alpinista de Jaca (Huesca) logró coronar la cima del Everest, el pico más alto del mundo, con lo que se convierte en el primer aragonés en coronar los 14 ochomiles y el cuarto español, tras los vascos Juanito Oiarzabal, Alberto Iñurrategi y Edurne Pasaban. Según informa su equipo en casa, se encuentra ya descendiendo hacia el campo 4, y es probable que continúe bajando hasta campos inferiores.

La web oficial del himalayista informó de que Pauner llegó a la cumbre, situada a 8.848 metros, tras un ascenso nocturno de unas siete horas desde el Campo IV, en la vertiente sur de la montaña, que marca la frontera entre Nepal y China.

Pauner, de 50 años, "se encuentra de regreso al Campo IV" y probablemente continúe el descenso, añadió la web, que ha seguido de cerca la carrera del alpinista por formar parte de la treintena de montañeros que ha conseguido por ahora coronar las 14 montañas más altas del planeta. El ascenso fue complicado por los fuertes vientos en las proximidades de la cumbre, señaló la misma fuente.

Pauner viajó a Katmandu, la capital nepalí, junto a los también alpinistas Raúl Martínez y Carlos Sanz, con el objetivo de lograr el ascenso sin oxígeno, algo que también consiguieron el alavés Oiarzabal y el guipuzcoano Iñurrategi. El jacetano se convierte en el trigésimo segundo alpinista que ha logrado los 14 ochomiles, una hazaña que comenzó en 2001 con el ascenso al K2, la segunda montaña más alta del mundo (8.611 metros) y finaliza con la única que le supera en altura.

Doce años de escaladas nada fáciles, especialmente cuando en 2003, subiendo el Kanchenjunga (el tercer ochomil más alto), tuvo un accidente en el descenso y se le llegó a dar por muerto durante tres días.

Tampoco han faltado las polémicas, habituales en el competitivo y exclusivo club de los "ochomilistas", como el año pasado, cuando se plantearon dudas sobre su llegada a la cumbre al Shisha Pangma, el más bajo de los ochomiles, algo que logró junto a Oiarzabal y otros alpinistas.

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.
Compartir:
Facebook
Twitter
Más noticias relacionadas con esta actividad