Compartir:
Facebook
Twitter
29-01-2019
MONTAÑA - TRAVESIAS/RUTAS

Preparar la salida cuidando los detalles

©Silva.

©Silva.

Raul Bernat

Se habla mucho del textil, calzado y accesorios de viaje. Ahora es el turno de la larga lista de complementos que cualquiera debería llevar encima si no quiere tener más problemas que los que le pueda ocasionar la madre naturaleza. Algunos pensarán que muchos de estos complementos son prescindibles, pero quien conozca bien la montaña sabrá que cualquier precaución es poca.


Lo primero, protegerse del sol
Tanto en verano como en invierno, sobre todo si hay nieve, una de las prioridades de cualquier excursionista es protegerse como es debido del sol. Para ellos es importante llevar encima unas buenas gafas de sol, una gorra y crema solar. El sol puede tener efectos nocivos sobre nuestro cuerpo y rendimiento si no nos protegemos de él.

Empecemos por las gafas. Es importante utilizar unas gafas específicas de montaña, que se ajusten bien al rostro, que sean envolventes y livianas, con un color de lente adecuado y que cuente con la suficiente ventilación para eliminar el vaho. Además, hay que considerar aspectos más técnicos como la curvatura de la lente o el grado de protección.

En cuanto a las gorras, no hay mucho secreto. Es aconsejable comprar modelos específicos que han sido diseñados para montaña y que, a diferencia de las típicas gorras de promoción que muchos creen que sirven, han sido diseñados para favorecer al máximo la transpiración y la protección de las zonas críticas.

Finalmente, para combatir los efectos nocivos del sol, es fundamental que llevemos con nosotros un protector solar. Tenemos que considerar, en este sentido, la resistencia que ofrece a los rayos UVA, pero también si protege la piel de la deshidratación, si es resistente a la sudoración o al agua.


“Multimprescindibles”
Pocas veces algo tan pequeño puede resultar tan útil como las llamadas multiherramientas. Existe una larga lista de opciones, desde las que apenas tienen una navaja hasta las que albergan un palillo o una pequeña pinza.

Es importante que tengamos muy claro qué podemos necesitar. Por su peso, su precio y el poco espacio que ocupan, siempre es mejor tener una herramienta con funciones que difícilmente van a usarse que lamentar no tener algo que necesitamos. Insistimos, por su precio y por lo poco que cuesta cargarlas, es aconsejable poner en la mochila un “amigo” multiherramientas.


Se hizo la luz
Tener una buena visibilidad es fundamental en la montaña, donde uno nunca sabe con lo que se puede encontrar. ¿Qué hacemos si se nos hace de noche? Muchas veces la oscuridad llega en plena excursión y, obviamente, es fundamental contar con una buena linterna o un frontal para poder seguir caminando o para tener una buena iluminación cuando paramos a dormir.

A la hora de escoger un frontal, más funcionales que una linterna, hay que tener en cuenta varios factores: el peso, las dimensiones y, especialmente, su potencia de luz y su alcance. También es importante considerar otros factores como la autonomía o el tipo de carga (batería o pilas). Dada su ubicación, también es importante fijarse en la cinta elástica. Es importante que se pueda regular, que sea cómoda y que ofrezca una excelente sujeción.


Electrónica. La información es seguridad
La tecnología también juega un papel importante en el outdoor, sobre todo en lo que a orientación y control del rendimiento se refiere. De las viejas brújulas, hemos pasado a completos aparatos GPS incorporados en los ordenadores de muñeca cuya función, básicamente, es mejorar la seguridad en la montaña gracias, básicamente, a una mayor información.

Escoger el itinerario, guardarlo, conocer en todo momento dónde está el norte con sólo girar la muñeca, cuál es la temperatura, tendencia meteorológica, etc. son informaciones que a todo amante del Outdoor le gusta conocer.

Otro artículo que ha ganado protagonismo en la equipación de los montañeros es el pulsímetro, tanto para controlar eficazmente el ejercicio (pulsaciones, ritmos, calorías quemadas…) como para aprovechar la múltiple información que nos ofrece: altitud, presión atmosférica, desniveles acumulados y demás.

En último lugar, es muy importante afrontar la aventura con algún medio para comunicarse. El teléfono, lógicamente, es el más habitual, pero debemos pensar en otros medios, ya sean walkis, frontales de emergencia o, incluso, bengalas.


Por lo que pudiese ser…
Aunque muchos de los artículos que acabamos de ver son importantes, no siempre son imprescindibles. Lo que bajo ningún concepto deberíamos olvidarnos cuando hacemos una salida a la montaña, tanto si es de un solo día como si vamos a estar varios días, es el material sanitario.

No hay que volverse loco y cargar con un hospital de campaña, pero sí que es aconsejable no dejarnos en casa cosas que podemos necesitar para solucionar sobre el terreno una primera incidencia: gasas antisépticas, vendas, tijeras, pinzas, puntos, apósitos impermeables, tiritas para ampollas, algunos medicamentos -antihistamínicos, calmantes.

La larga lista de accesorios necesarios para afrontar una excursión con ciertas garantías la podríamos completar con todo aquello que tiene que ver con la cocina y el menaje (desde el hornillo hasta los cubiertos) y con los siempre imprescindibles artículos de hidratación (botellines o mochilas de hidratación).

Puede que acabemos pensando que cargamos con más peso del que nos gustaría, pero como hemos dicho anteriormente, cualquier precaución es poca, y en la montaña siempre es mejor quejarse por llevar demasiadas cosas que lamentarse por no tener alguna.

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.
Compartir:
Facebook
Twitter
Más noticias relacionadas con esta actividad